Cuando digo que necesito alguien que me emparche un poco y que limpie mi cabeza, lo digo de verdad. Hay algo en mi (como siempre) que no me atrae, me veo llorando hace dos horas y no se sabe bien por qué. Mi cuarto es tan colorido y yo estoy tan gris que es una contradicción hermosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario