Volver

Es violento el paso del tiempo, en verdad es violento lo que el tiempo puede hacer con uno mismo. Violento no es la palabra, increíble suena mejor.
Recordé que tenia este blog y sentí vergüenza de mi misma leyendo lo que hasta hace un par de años me hacia sentir en la desgracia absoluta; un intento de desamor que sencillamente fue una experiencia confusa, rivalidades fantasma, resaca y excesos. En eso se resumía mi vida con dieciocho años, es raro sentarme dos años después, a leer y creer firmemente que soy otra persona, con las prioridades un tanto mas en orden y sobretodo con el corazón contento.
Me di ternura en parte, hablo como si hubieran pasado diez años, pero solamente en dos años todo se transformo. Hoy se que todo lo que antes había escrito (que elimine después de leer uno por uno, flasheaba ser intensa no se que mierda tenia en la cabeza) quedo atrás. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario